MARCO GENERAL DEL PRESUPUESTO DEL ESTADO 

El Estado de Guatemala, es un ente jurídico creado por los ciudadanos para administrar los asuntos que tienen que ver con nuestra relación ciudadana y las instituciones públicas y privadas; nacionales e internacionales que permiten una convivencia pacífica y ordenada en un ambiente que resguarda la vida, la libertad y la propiedad de sí mismo e individual de cada ciudadano. Las normas o reglas de juego que rigen estas relaciones están bien definidas en la Constitución Política de la República y el árbitro máximo, final e inapelable es la Corte de Constitucionalidad.

Según estas reglas del juego, nosotros, el pueblo, delegamos – no relegamos – nuestro poder en tres poderes del Estado: Poder Ejecutivo, Poder Judicial y Poder Legislativo. Todos ellos son mantenidos, sostenidos, pagados y dependen 100% de lo que los ciudadanos aportamos dinerariamente mes a mes e individual y colectivamente y de acuerdo a las leyes establecidas en forma de impuestos.

Anualmente y de acuerdo a la Constitución de La República y la ley específica del presupuesto, las entidades estatales, coordinadas por el Ministerio de Finanzas, deben preparar un presupuesto para operar en el siguiente año. Desde hace unas semanas, las autoridades respectivas han empezado a trabajar en la propuesta de presupuesto para 2018, misma que debe pasar el Congreso de La República en septiembre del presente año y ser aprobado a más tardar en noviembre de este año.

El presupuesto nacional se integra por dos grandes rubros:

Presupuesto de ingresos:   ¿De dónde vienen los recursos del Gobierno?

Presupuesto de Egresos: Gastos de funcionamiento e inversión.

Gastos de funcionamiento: ¿Para qué, en qué, y cómo se gasta el Gobierno sus ingresos?

Presupuesto de Inversión:  Supone debe ser un rubro importante que debe apuntar en dirección de desarrollo hacia el futuro de nosotros los ciudadanos, es decir, atender a ciudadanos de la tercera edad y nuestras futuras generaciones.

Tres aspectos para aclarar desde ahorita.

Primero:  el Gobierno no produce, solo gasta los ingresos que obtiene vía impuestos del trabajo de las personas individuales y jurídicas que vivimos en el país . También recibe ingresos por regalías, que es otro tipo de impuestos a las empresas que explotan los recursos naturales como el petróleo, la energía, las minas etc. etc. hablaremos más en detalle de esto en las siguientes fechas. No se olvide de marcar la etiqueta #PresupuestoGT para seguir esta conversación.

El segundo punto para tener claro es:    Los préstamos que el Gobierno hace para cubrir el déficit qué hay entre lo que le ingresa por impuestos regulares y sus excesos de gastos, son realmente impuestos que pagan las generaciones futuras por adelantado, aun los que no han nacido hoy, pagarán estas deudas. Siempre, esa deuda debe ser pagada con intereses más adelante y es por eso que endeudarse más para pagar préstamos o gastos de funcionamiento del gobierno de turno, es el error más grande en que se puede caer. Hablaremos más en detalle de esto en las siguientes fechas.

El tercer punto para tener claro, debe ser: En el caso del Impuesto al Valor Agregado tanto local como a los productos de exportación e importación; impuesto a los combustibles y otros, los empresarios son simples recolectores, ellos no lo pagan, es más, algunos pícaros los recolectan, pero no lo pasan al Gobierno (esto se llama defraudación fiscal).  Los empresarios solo pagamos el impuesto sobre la renta, el IUSI o la propiedad inmueble y algún otro. Hablaremos más en detalle de esto en las siguientes fechas. No se olvide de marcar la etiqueta #PresupuestoGT.

¿Vamos bien?, ¿Cómo se siente?;  mire, a mí me gusta dedicar este tiempo para compartir con usted aspectos sobre los cuales nos quieren mantener ignorantes y esto ya no lo podemos seguir permitiendo. Un gran libro dice que los pueblos perecen por falta de conocimiento y esa es una gran verdad. Así nos esclavizan y peor aún, se levantan nuestro dinero, eso que todos pagamos y que por algo se llaman impuestos.

Bien, volviendo al tema:

Decía que los gobiernos no producen nada, sólo gastan.  Pero entonces, ¿Por qué y para qué necesitamos tener un Gobierno?, ¿No sería mejor no tenerlo?; ¿Para qué gastar en algo que no nos sirve?

En efecto, hay mucha gente que piensa que sería mejor no tener todo ese apara estatal que tanto nos cuesta mantener y que con el tiempo se ha convertido en un lastre; lastre que nosotros hemos permitido. Pero, si el gobierno cumpliera con las tareas para las cuales se creó originalmente, otro gallo cantaría.

Las tareas básicas para las cuales se creó la idea de tener un gobierno, originalmente fueron: atender las necesidades de Seguridad y de Justicia y mantener relaciones en paz con el resto del mundo; poco a poco, se fue haciendo necesario que también atendiera la necesidad de infraestructura en el país: carreteras, puentes, puertos y aeropuertos; después, por nuestra irresponsabilidad y flojera, pedimos que el gobierno se hiciera cargo de la educación y la salud y así poco a poco las personas fuimos entregando nuestras responsabilidades básicas al gobierno; sin darnos cuenta que con esto, entregamos nuestra #Libertad. Ya platicaremos más despacio de esto más adelante.

Hoy, el gobierno no hace nada bien y peor aún, se han confabulado los tres poderes del Estado para mantenernos secuestrados, ignorantes, enfermos, hambrientos y pobres. Hoy nos quejamos, pero aceptemos la responsabilidad de haber entregado todo este poder y con nuestro dinero seguir manteniendo todo el aparato estatal. ¿Queremos seguir así?, Usted aún lo puede decidir.

Sí, yo sí creo que se necesita un Gobierno; un Gobierno fuerte que preste excelentes servicios a su pueblo; un Gobierno que luche por la vida y la libertad de su pueblo; un Gobierno que cumpla con el mandato constitucional que se le impone en los primeros dos artículos de la Constitución de la República de Guatemala:

Artículo 1.- Protección a la Persona. El Estado de Guatemala se organiza para proteger a la persona y a la familia; su fin supremo es la realización del bien común.

Artículo 2.- Deberes del Estado. Es deber del Estado garantizarle a los habitantes de la República la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral de la persona.

El Gobierno tiene un costo de funcionamiento y hay que pagarlo, pero debe ser un costo razonable que además impacte por la calidad de sus funcionarios, el nivel de vida de sus habitantes; que entregue servicios de Educación y Salud de altísima calidad; que facilite el crecimiento en calidad y cantidad de empresas de todo tipo y tamaño en todo el país; que mantenga condiciones de seguridad y justicia para propiciar la paz necesaria para una vida decente.

Se valen entonces hacernos las preguntas: ¿Cuál es el costo de funcionamiento de nuestro Gobierno actual?, ¿Cuál debería ser el costo y que sería razonable en un país de nuestro tamaño y con nuestras necesidades?, ¿Queremos seguir teniendo un Estado que quiera vivir como reyes de la edad media con gente hambrienta, enferma, ignorante y esclava?

Una pregunta difícil de contestar, porque incluso, nadie sabe cuánta gente trabaja para el Poder Ejecutivo y menos aún, para El Poder Judicial o El Poder Legislativo o para todas las municipalidades de todo el país o en todas las entidades autónomas y semiautónomas que funcionan y pagan salarios, instalaciones y usan insumos con el dinero que en forma de impuestos que nosotros, sí, nosotros los ciudadanos les entregamos a diario.

Solo para que nos demos una idea, en un informe de AID/Fundesa sobre el Servicio Civil en Guatemala, se registran estos números:

En enero del 2016, el Gobierno anuncio que iniciaría un censo de empleados públicos en febrero, con el propósito de conocer a detalle el recurso humano con el que cuenta el Gobierno. “Se realizará un censo de trabajadores que iniciará en febrero, luego de concretarse una donación económica por parte del Banco Mundial (BM) y la Unión Europea (UE), dijo este lunes el portavoz presidencial, Heinz Heimann”

Hiemann dio a conocer que se firmará un convenio en el que se establece un aporte económico de poco más de 50 millones de euros para llevar a cabo todo el proceso de la recopilación de datos, según la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN).

“El Presidente ha invitado a todas las instituciones descentralizadas y autónomas, así como a otros organismos que deseen participar en el censo para determinar la cantidad de trabajadores con los que cuentan los tres organismos de Estado”, dijo el funcionario.

La medida fue establecida mediante el Acuerdo Gubernativo 180-2016, publicado en el diario oficial, y faculta al Instituto Nacional de Estadística (INE) para realizar el conteo de servidores técnicos o profesionales en la administración pública. El censo se efectuará con la coordinación de la Oficina Nacional de Servicio Civil (Onsec), y para su cumplimiento se conformará la Comisión del Censo Nacional con representación de la Presidencia de la República.

Al día de hoy, este cacaraqueado censo aún no arranca y usted mi querido amigo, sigue pagando vaya usted a saber a cuantos miles de gente que vive a costillas de sus impuestos y sin saber que hacen y peor aún sin la más mínima señal de mejorar sus servicios.

Respóndase a la pregunta: ¿Han mejorado los servicios de los Ministerios del país? ¿Tiene mejor servicio de seguridad?, ¿Le han podio dar su pasaporte a tiempo?  ¿Ha podido tener el DPI que solicitó hace un año? ¿Hay una mejor impartición de justicia?  ¿Hay leyes buenas y positivas que el Congreso haya emitido en los últimos años, ya no digamos desde enero del 2016?

Cerremos por hoy con una conclusión que creo tiene valor: Sí, sí es necesario el Gobierno, sí debe tener un costo, pero es indispensable que, para seguirlo pagando, los servicios deben mejorar significativamente en cada rincón del Estado, el servicio que nos prestan como ciudadanos.

Tome nota: LA INEPTITUD PUEDE SER MAS CARA QUE LA CORRUPCION EXISTENTE, TERMINEMOS CON ESTA DEMENCIAL IDEA DE DAR MAS PRESUPUESTO AL ESTADO.

2 opiniones en “MARCO GENERAL DEL PRESUPUESTO DEL ESTADO ”

  1. Ufff excelente articulo, tenia un vacio latente en este tema y muchos que a diario nos dejan perplejos ante la realidad, donde se van nuestros impuestos y porque seguimos endeudados sin tener una mejor calidad de vida, a pesar de múltiples esfuerzos que muchos guatemaltecos honrados hacemos. Es necesario unirnos para desenmascarar todos estos a atropellos y ver con exactitud si los empleados en lista hacen su funsion o son simplemente fantasmas que llegan a un escritorio sin tener la mas minima idea de realizar un trabajo profesional con principios y valores; ejemplo la mayoria de diputados, Y por otro lado estan los verdaderos fantasmas que nunca llegan a su sitio de trabajo pero que si reciben un jugoso sueldo.

    1. Muchas gracias por su comentario Virginia. Usted lo ha dicho es necesario, ya no podemos dejar que hagan lo que se les da la gana con nuestros recursos y el producto de nuestro trabajo. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *