Intereses y Comisiones de la Deuda Interna y Deuda Externa, es el segundo rubro en Gastos del Estado.

Llevamos ya cinco semanas de haber iniciado estas conversaciones en torno al Presupuesto de Ingresos y Gastos del Estado de Guatemala y su Gobierno, toda vez que como ciudadanos (es mi opinión y respeto cualquier otra) debe ser de gran interés conocer, opinar e incidir en los montos multimillonarios que hasta ahora se han manejado y se pretender seguir manejando como una gran piñata para beneficios de dos sectores: los partidos políticos a cargo de la gestión del Gobierno de turno y un buen grupo de empresaurios inescrupulosos que han crecido sus fortunas gracias al contubernio con los políticos y ¿por qué? no reconocerlo, a nuestra indiferencia ciudadana.

La factura, sumamente cara, por cierto, la hemos pagado nosotros, la seguiremos pagando, sobre todo, si seguimos haciéndola de corderos llevados al matadero todos los días. Será sumamente caro, porque se sigue traduciendo en más pobreza, hambre, inseguridad; injusticia, ignorancia y enfermedad.

Hoy el Señor Presidente y su Gabinete, pretenden que para el 2018, como todos los últimos años, les sigamos haciendo el juego con incrementos multimillonarios de presupuesto que en nada nos ha venido a ayudar en los crecientes problemas de inseguridad general, salud, educación; alimentación, desnutrición, empleo e infraestructura básica.

Déjeme contarle una de nuestras más amargas y caras historias al erario público, autorizada y legalizada por nosotros mismos. Lo haré en forma de un cuento a tres actos:

Primer acto:

En 1993, hace apenas 24 años, el segundo presidente electo democráticamente desde 1986, intenta darse un golpe de estado – autogolpe -, justificado por la corrupción imperante en el poder legislativo y el poder judicial de entonces. Corrupción que tanto el poder ejecutivo como los empresaurios de siempre, tenían su cuota de responsabilidad y todos los beneficios.

Segundo Acto:

Un grupo de Empresauros, titiriteros de siempre en Guatemala, dueños de fincas, industrias, comercio y  banca del país; en medio del desorden momentáneo que genera la acción del entonces Presidente de la República,  dirige con sus alfiles la organización de la llamada Instancia Nacional de Consenso, desde donde, en contubernio con altos oficiales del ejército, entre los cuales destacaba el ya entonces General Otto Pérez Molina y algunos de los siempre oportunistas políticos, impulsan el nombramiento del nuevo Presidente y Vicepresidente del país, siguiendo la normativa constitucional que por supuesto, pudiera guardar todas las apariencias del caso. ¡Hasta aquí, todo muy bien!

Tercer acto: 

Convencen al Nuevo Presidente para impulsar la depuración del Congreso y del Organismo Judicial por la vía constitucional.  Es entonces donde aparece la Consulta Popular, misma que suponía solamente se iba a tratar del tema de la autorización de la población para elegir un nuevo grupo de Diputados para luego nombrar nuevos jueces en el Organismo Judicial.

De pronto y de forma aparentemente inocente, se introduce la pregunta que busca autorizar en la misma consulta la prohibición para que el Banco de Guatemala pudiera ser el agente financiero del Estado y de esta forma, como le pasó a explicar ahora, toda la deuda nacional del Estado, tiene que ser adquirida en la banca privada a tasas de interés más altas que la internacional y que hasta la fecha le ha generado, solo en intereses la pequeña suma de Q38,000 mil millones o lo que es lo mismo, sin  hacer nada y sin poner su dinero, porque los bancos le prestan al Estado el mismo dinero que todos los Ministerios y Entes estatales tienen depositado en sus bancos. ¡Qué le parece!

¿Como se llama la obra?

 Para algunos, ha sido “La Gran Movida Nacional, pero póngale usted el nombre que quiera, lo que no se puede dejar de decir es que fue, ha sido y sigue siendo un asalto con alevosía y ventaja frente a todos, pero legalmente establecido por nosotros mismos que pecamos de inocentes y se nos mantiene en la vil ignorancia.

Al respecto y sin duda, hay aun algunos asalariados de los EMPRESAURIOS que le van a venir a contar la fábula de la inflación, con un cuento de aquellos que el dicho popular dice: si mi abuelita (con todo cariño) tuviera ruedas, sería bicicleta y que los eternos serviles del sistema lo saben contar muy bien. Aclaremos estas ideas en el proceso de la plática.

Déjeme retomar la línea de pensamiento que vengo intentando trasladarle para que usted se anime a organizarse, no dejarse embaucar más y demande a su Diputados: no más presupuesto para el 2018, no más deuda y no más ineptitud de nuestros gobernantes.

 Recuerde que, el gobierno no produce, solo gasta y al gastar, ha venido siendo cada vez más incapaz e inepto. Los dos componentes del gasto más grandes son en su orden, salarios en más de 209 mil personas que no entrenan y capacitan adecuadamente en el Estado y luego, y no me lo va a creer, aun mayor que la inversión, el segundo rubro en importancia en el gasto son los recursos destinados a pagar una creciente deuda que ya alcanza la suma total que supera a enero del 2017 los Q125,000.000.00 millones (Q125 Millardos), esto significa que desde el 2008 a la fecha, según reporte de la Unidad de Crédito Publico del Ministerio de  Finanzas, los guatemaltecos hemos duplicado nuestra deuda pública. Es más, hemos llegado al peligroso paso de endeudarnos para pagar deudas, pagando intereses usureros a este nivel.

¿Quiénes han salido beneficiados hasta al momento? Usted no por supuesto y ¿sabe que puede ser lo más CINICO?, que todos estos créditos han sido justificados diciéndonos que ahora sí, van a terminar con la pobreza, que ahora sí, habrá hambre cero; que ahora sí tendrán más y mejor educación, que ahora sí, habrá más medicamentos en los centros de salud, que ahora sí… PATRAÑAS Y CINISMO AL MAXIMO. ¿Quiere usted seguir en esta situación?

 ¿Quiénes han sido los beneficiados de verdad?    

Los que sí han salido muy beneficiados de todo esto, si han sido en su orden:

1.- Los empresauros nacionales dueños de los bancos (mismos dueños de fincas, comercios, industrias y cuanto negocio lucrativo grande usted pueda ver) con más de Q38,000.00 millones en intereses (Q38 Millardos). Ahora les explico en detalle.

2.- Los organismos financieros internacionales que han prestado el dinero a cambio principalmente de al menos tres cosas:

2.1.- nuestra soberanía para torcernos el brazo en la aprobación de leyes que favorecen sus conceptos ideológicos (ideología de género y todo el movimiento homosexual, pro aborto y pro destrucción de la familia.),

2.2.- la creación de leyes que den el marco jurídico que les permiten explotar nuestros recursos naturales – oro, petróleo, níquel, energía etc. Etc., con condiciones muy favorables para sus empresas. TCQ es el más reciente ejemplo.

2.3.- la cantidad de burócratas y funcionarios internacionales que, desde embajadores hasta técnicos especializados, envían a ejecutar sus mal llamados programas de ayuda, a quienes les pagan salarios en dólares u euros, con los que viven vidas de reyes en nuestro país, pero todo cargado a la mal llamada “ayuda internacional”.

3.- El cada vez más numeroso sector de empleados públicos que sin capacitación ni entrenamiento adecuado, siguen, con honrosas excepcionas, trabajando cada vez peor. Sino vea los estudios que evalúan el desarrollo burocrático del país, vea las evaluaciones de maestros, atrévase a depender del servicio de un hospital público y menos de un centro de salud; camine por las carreteras del país, evalué los siniestros de nuestras cárceles y no digamos la gestión de lo que debería ser la secretaria de “Bienestar Social”, en fin, haga una revisión rápida y objetiva por su mente de los servicios que hoy recibe del Gobierno de turno.

Vayamos ahora más despacio, para entender más el embrollo en que nuestros des-gobiernos nos tienen metidos hasta ahora y que el actual desgobierno quiere seguir prolongando.

Usted como yo, sabe que hay tres factores claves en toda deuda que se adquiere:

Primero, el monto y propósito de la deuda.

Adquirir deuda en los montos que Guatemala ha adquirido y además en muchos casos, para pagar deuda, perdóneme, pero es estúpido, torpe, necio, irresponsable e inconsecuente. Sobre todo, cuando la deuda la está adquiriendo para ser pagada por las futuras generaciones, incluyendo a los que aún no han nacido.

Endeudarse para invertir debería ser lo adecuado, porque se supone que la inversión le debe generar el nivel productividad necesario para pagar la misma deuda y producir suficiente para mejorar los servicios, terminar con sus graves problemas de inseguridad, falta de educación de primer mundo y servicios al menos básicos de salud.

Los criterios anteriores, son básicos y de sentido común, pero ha imperado el abuso, la mala intención, el latrocinio hacia los Bienes públicos y todo ello, hasta ahora consentido con nuestro silencio e indiferencia ciudadana. ¡Ya no más!, y espero que usted me acompañe en este esfuerzo ciudadano de hacer conciencia para luego actuar.

El SEGUNDO factor clave al momento de adquirir una deuda es la tasa de interés, facilidades como tiempos de gracia, es decir sin intereses ni comisiones y el plazo del crédito. ¿Cuánto me va a costar el crédito que el banco me va a facilitar y a qué plazo tengo que pagar?

 Aquí es donde en nuestro caso muy chapín y facilitado por lo que conversamos un rato atrás, al legalmente quitársele la facultad al Banco de Guatemala de ser eso, precisamente el Banco del Estado, el desgobierno de turno al buscar financiar un endeudamiento injustificado y creciente año con año, va a caer en manos de dos voraces, implacables acreedores:

Uno, el sector bancario nacional con cifras e intereses leoninos para los montos de dinero que se les pide financiar y con cero riesgo, dos, la no menos famosa comunidad internacional vía los bancos y agencias multilaterales que por supuesto, controladas por gobiernos y empresarios multinacionales interesados en ganar fortunas haciéndose de nuestro  oro, petróleo, plata, níquel  y energía eléctrica por ejemplo, no dudan en recomendarnos seguir esta perversa danza de miles de millones que desde ya estamos pagando.

Profundicemos un poco más en nuestra deuda nacional, el no menos famoso endeudamiento interno, mismo que ha pasado de ser en 2008 un 43.4% a un 54.5% en enero del 2017, en una cifra que como decíamos antes, paso de ser mas de doble en ese mismo período (de Q63.4 Millardos a más de Q 125.0 Millardos). Lo CINICO de esta mayor participación de nuestros chupasangres empresauros es que sus intereses comparados con la opción de deuda externa son mayores y sus plazos de crédito con menores en tiempo.

En esos montos, los intereses han variado en 15 años de un 10.6% promedio en la banca nacional, mientras que la internacional llegaría al 5.3% según se refiere en el capítulo del libro del Coronel Edgar Rubio Castañeda bajo el título: Desde el Cuartel. El plazo, sin años de gracia, es decir sin cobro de intereses en la banca nacional ha sido de 12 años promedio, mientras que en la banca internacional se ha tenido algún tiempo de gracia y 24 años. En el caso de la banca nacional como ya lo hemos dicho, el monto de intereses pagados en los últimos quince años ronda los Q 38.000.000.00 Millones (Q38 Millardos) y 60% de estos ingresos para los bancos, están en los primeros cinco bancos del país.

Lo triste de todo esto es que, no solamente nos han hecho firmar deuda que tendremos que pagar nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos aun no nacidos, sino que no ha sido sino para más gasto inútil y sin beneficio para la ciudadanía que vive desesperada sin que los servicios de su gobierno mejor y con ello, nos condenamos hacia el futuro. Sin EDUCACION, sin SALUD, sin SEGURIDAD INTEGRAL, sin INFRAESTRUCTURA DE TODO TIPO no tendremos oportunidades.

Para terminar este capítulo, hablemos un poco de la deuda externa, la cual es en montos muy importantes, a tasas más bajas, mejores plazos y con algunos tiempos de gracia, pero con costos ocultos tan grandes como los de la Deuda Interna. Estos costos ocultos, tal cual señalamos anteriormente, se pueden ver en dos grandes aspectos:

Uno, la entrega de nuestra soberanía a manos de poderes políticos internacionales que promueven bajo justificaciones en apariencia bondadosas y loables como los Derechos Humanos, leyes y normas culturales que violentan nuestra manera de pensar, de vivir y de formar a nuestros hijos. Desde aquí vienen leyes que como la de los Derechos de los Animales, hoy aún más privilegiados que las personas mismas, son aprobadas por nuestros congresistas, lo mismo que la creación de derechos que aun sin ser aprobados en nuestro Congreso de la Republica, atenta contra la institución de La Familia, impulsa la cultura homosexual con su ideología de género y desemboca en promover el aborto y la educación de nuestros niños en materia de género, desde el Estado, como la mejor dictadura totalitaria de antaño.

Y si lo anterior fuera poco, abren la puerta para que se legisle y hagan contratos de negocios en uso y abuso de la explotación irrespetuosa de nuestro ecosistema, con todo tipo de recursos naturales no renovables, vías de comunicación,  puertos y aeropuertos concesionados a precio de me lo llevo como el caso de TSQ, las minas de oro y níquel entre otras cositas, todo ello de la mano de grandes consorcios internacionales que no tienen vergüenza alguna para corromper vía el soborno a cuanta autoridad del país se le ponga el frente.

Bien, muchas gracias por su atención. Animo, organícese en su comunidad e impida que los diputados de su departamento, voten y aprueben  el incremento presupuestal o más deuda para el 2018. NO MÁS #PRESUPUESTO2018, NO MÁS DEUDA, NO MÁS IMPUESTOS, NO MÁS INEPTITUD. Usted como ciudadano puede lograrlo, si se organiza y hace valer sus PODER.

La próxima semana, conversaremos sobre el Gasto en Educación, este pendiente y espero sus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *